8.20.2006

Una vez me pediste una palabra

* de Ángel Carlos Sánchez

Una vez me pediste una palabra
que apagara un incendio, que rompiera el día;
sólo te dí el silencio y me miraste
como si hubieras visto algo divino;
y sin saberlo fui luz, fui todo el tiempo,
la arena de un desierto necesario
donde verter la pena
para limpiar los escombros de la duda.
Una vez fue suficiente, la importancia
de ese instante lo dio todo.
No volvería a repetirse, bien lo supe,
no esperé que llamaras,
que dijeras cualquier cosa, algo distinto:
era un silencio largo y solitario nuestro lugar de encuentro.
Pero una vez deseé decirte una palabra,
un pretexto de mi voz
para habitar -furtivamente-
unos segundos en tu vida.
Y pronuncié tu nombre.

__
Ed: Las distancias al final son formas de buscar estar mejor como bien lo dices; sin embargo, algunas veces uno no las busca, las encuentra.

* del libro caminar el miedo, ediciones casa vieja.

2 comments:

Nocheoscura said...

Hay silencios eternos que solo dicen una cosa, hay silencios eternos que lo son todo.

fgiucich said...

Fue un instante y fue la vida. Abrazos.