12.08.2005

Amanece-siendo

Y entonces
En el tiempo en que estaba obscureciendo,
Escuche su voz que decía:

Te hablaré en el idioma en el que solo tú me entiendes -en todo espacio, en todo lugar-:
Eres brisa fresca sobre mi rostro...
(silencio)

Ya no busques más, en este mundo invisible –tu refugio, tu ser-, encuéntrame...
(silencio)

Sabes bien el camino... el destino... el lugar…
Y yo declarada mortal, entendí cada expresión, cada silencio...

Las lágrimas corrieron… mi yo se fue, dejando los infiernos que solo pueden encenderse por la madrugada...

Me declaro culpable, por no poder dar como tú das... por sentirme, por entenderte…

Y en la calidez que solo tu me das, en el lugar donde te abrazo (invisible o no), te amo...

6 comments:

Jordi said...

non comment...


saluditos..

Catalina Zentner said...

A mi también me gusta leerte. Te estoy conociendo gratamente. Y encuentro en tus versos mucho de lo que yo quisiera transmitir y no lo consigo.
Gracias por tu visita a mi blog.

fgiucich said...

Hermoso poema para encender los silencios. Abrazos.

Cristalito said...

Te lo resumo: bellisimo me ha gustado mucho, me hizo más grata la tarde....

Bohemia said...

Que romantico...

Ipnauj said...

Sólo el amor puede acercar a los seres que transitan por dimensiones diferentes. Un gran saludo.